Esto me pasó en Magisterio. Una profesora nos puso un ejercicio: «Apuntadme 10 aplicaciones de la aritmética y diez de la geometría» Yo empecé a apuntar: Aritmética: 1.Operaciones comerciales. 2.Ordenación 3.Medición 4.Aplicación para diferentes operaciones matemáticas y de otras ciencias 4.Mmmmm… para contar, no sé más Geometría 1.Diseño industrial y artístico 2.Aplicaciones arquitectónicas En estas estaba cuando la profesora anuncia el fin del tiempo del ejercicio y pide resultados. Uno de mis compañeros: Comprar tomates. Otro: Comprar el pan. Otro: Comprar pimientos. La profesora da el visto bueno y se pasa a las aplicaciones de la geometría, que son similares.

Otra:

-¿Y cómo distingo en español las palabras masculinas de las femeninas? -Por el artículo: Si le precede un el, son masculinas y si le precede un la, son femeninas, por ejemplo el águila, el hacha, la manguera… las dos primeras son masculinas y la última femenina. -Entonces, verdad es masculino, ¿No? -No: La verdad -Pero puedes decir: Ha sido el, ¿verdad?