Los de Valladolid, si en el metro pillamos cachos perdidos de como ligan otras personas en sus ciudades, tipo: «Pues hablé con ella, la invité a una copa, nos caimos bien y nos fuimos a su casa» o «Siempre coincidíamos en el mismo bar y hablábamos y el otro día nos acostamos», osea, cuando oimos las historias de como ligan en otros lugares sin florituras, pensamos que hablan del argumento de una peli porno.