Hace tiempo nos despedimos muertos de sueño, nos vamos a casa todos, agotados. Decimos adios adios a todos, que no podemos más, que queremos ir a dormir y al llegar a casa… todos conectados al Ogame pensando de los demás: «¿Serán hijoputas?»