"Amarillo", pensé, y fui tambaleándome a mi habitación para actualizar el blog

Los soviéticos por fin pueden dormir tranquilos

Una sencilla equivocación puso en guerra, durante más de un siglo, a una ciudad británica con una de las naciones más importantes del mundo. La pacífica pero prolongada guerra tuvo como protagonistas a Rusia y a la fronteriza ciudad de Berwick-upon-Twed.

A lo largo de los siglos, Berwick pasó alternativamente a poder de Escocia y de Inglaterra. En 1482, finalmente, la ciudad volvió a formar parte de Inglaterra. Pero a causa de su particular localización geográfico-histórica, la ciudad fue tradicionalmente considerada como una entidad aparte en todos los documentos estatales.

Cuando estalló la guerra de Crimea, Gran Bretaña declaró la guerra a la Rusia zarista, en nombre de la reina Victoria, soberana de Inglaterra, de Irlanda, de Berwick-upon-Tweed y de todos los dominios británicos.

La guerra terminó en 1856, pero debido a un descuido, el tratado de paz de París, firmado ese año, no hizo mención a Berwick.

Por lo tanto, la ciudad permaneció oficialmente en guerra con Rusia durante los 110 años siguientes, hasta que en 1966, un funcionario soviético hizo una visita especial de buena voluntad a Berwick, a fin de declarar la paz.

El alcalde de la ciudad, el consejero Robert Knox, contestó a las palabras del enviado del Kremlin: “Por favor, dígale usted a los ciudadanos soviéticos que por fin pueden dormir tranquilos”.uil


Cancel reply and leave a Comment to author? Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *