"Amarillo", pensé, y fui tambaleándome a mi habitación para actualizar el blog

Baba Yetu. El padre nuestro en swahili


Cancel reply and leave a Comment to author? Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *