"Amarillo", pensé, y fui tambaleándome a mi habitación para actualizar el blog

No lavarse los dientes nunca es mandar el aseo a paseo