"Amarillo", pensé, y fui tambaleándome a mi habitación para actualizar el blog

Cierra el 65 festival de creatividad Cannes Lions con la gran victoria de Lola, seguida de Sra Rushmore..

En Marketing Directo podemos ver algunas de las campañas premiadas, pero mi preferida es esta maravilla

 


Mi padre

Un alumno que suspendió le gritó a mi padre: “Sé donde vives”.

Mi padre, sonriendo, buscó en su cuadernillo de fichas de alumnos y dijo: “Yo también sé donde vives tu”.


El tono

¡Oh desastre! Ayer por la noche nos dejamos el teléfono descolgado. No sé como no me di cuenta… debí dejarlo ahí para llamar a alguien y después me levantaría y me olvidaría… Cuando me he levantado esta mañana he visto el desastre, he ido al salón y aún seguía saliendo el tono. Está todo inundado, lleno de un molesto pi telefónico: Los muebles, los libros de las estanterías bajas, el ordenador… Y en tres días vienen mis padres, vaya paliza me espera para limpiar todo esto.


Alfa

Cuando subí al tren nos abrazamos, un abrazo largo y agradable. La revisora nos preguntó si yo era su acompañante. Le dimos los billetes y, según íbamos a la habitación, ella delante, con su espesísimo pelo rojo en dos coletas y unos vaqueros se dió la vuelta, mostrando la sonrisa más bonita del mundo y me besó. Un pico con sabor a Trident Regaliz. Después subimos a la litera y allí seguimos. Sus besos eran una mezcla de chicle de regaliz y fortuna 25.


Conversación

Esta conversación es verídica:

 

-¿Y cómo distingo en español las palabras masculinas de las femeninas?
-Por el artículo: Si le precede un el, son masculinas y si le precede un la, son femeninas, por ejemplo el águila, el hacha, la manguera… las dos primeras son masculinas y la última femenina. -Entonces, verdad es masculino, ¿No?
-No: La verdad
-Pero puedes decir: Ha sido el, ¿verdad?


Fragmento

Un sueño de piedra, onírica granítica que se disuelve en agua. El pundonor llamado a desvencijar las largas horas de pensamiento tedioso y fluctuante, es el único compañero ideal. Ya sé que el arbitrio del destino desemboca en el mismo mar que el error en el pasado, ya sé que las palabras tienen un fin al que llaman beso y que las miradas de ternura son verdaderos rayos de luz que colman el espíritu. No obstante deseo ser deseado por los deseos de aquellas personas deseosas de desearme y los demás QUE LES DEN.”

Antonio Egea


La cama

No hay un mueble más versátil que la cama, nada más confortable que una cama calentita, un útero artificial donde arroparse y moverse protegido de las agresiones diarias, nada más excitante que ese campo de batalla sexual pequeño por antonomásia (todo el mundo acabamos en el suelo siempre muertos de risa en más de un momento dado); la cama es el sitio donde se tramitan nuestros sueños de futuro, la cama es el lugar donde tomamos las fuerzas para realizarlos, pero la cama también es el lugar hacia donde nos dirigimos por rutina a acostarnos junto a alguien al que no queremos, la cama es el lugar de nuestras pesadillas, donde abrimos los ojos y vemos el vacío, la cama es el lugar donde pasamos frio, y nos levantamos y ponemos otra manta y seguimos con frio, el lugar donde nos acurrucamos y por mucho que extendamos el brazo no encontraremos ese cuerpo amigo, la cama es el lugar donde los dolores nos asaltan y esperamos, a veces, vanamente que alguien nos socorra, la cama es la soledad más inmensa, porque la cama como la mesa han sido hechas para ser compartidas


Manolo Sierra

[…]Menos mal que tenemos la costumbre, los seres humanos, de creer en la Historia, y recogemos datos de nosotros mismos: fotografias, tarjetas, recuerdos, numeros de telefono de gente, posavasos, etc. Huellas de nosotros mismos y de los demas[…]


Javier Moreno Yeguas

D. Javier Moreno Yeguas, natural de Zamora y residente en Valladolid, falleció el 14/3/2004 a los 20 años de edad.

Mi mejor amigo hasta los siete años. Te fuiste pronto y no viste en que se ha convertido Internet, pero siempre tendrás este hueco refiriéndose a ti. No me da la gana que tu búsqueda no de resultados.


Los soviéticos por fin pueden dormir tranquilos

Una sencilla equivocación puso en guerra, durante más de un siglo, a una ciudad británica con una de las naciones más importantes del mundo. La pacífica pero prolongada guerra tuvo como protagonistas a Rusia y a la fronteriza ciudad de Berwick-upon-Twed.

A lo largo de los siglos, Berwick pasó alternativamente a poder de Escocia y de Inglaterra. En 1482, finalmente, la ciudad volvió a formar parte de Inglaterra. Pero a causa de su particular localización geográfico-histórica, la ciudad fue tradicionalmente considerada como una entidad aparte en todos los documentos estatales.

Cuando estalló la guerra de Crimea, Gran Bretaña declaró la guerra a la Rusia zarista, en nombre de la reina Victoria, soberana de Inglaterra, de Irlanda, de Berwick-upon-Tweed y de todos los dominios británicos.

La guerra terminó en 1856, pero debido a un descuido, el tratado de paz de París, firmado ese año, no hizo mención a Berwick.

Por lo tanto, la ciudad permaneció oficialmente en guerra con Rusia durante los 110 años siguientes, hasta que en 1966, un funcionario soviético hizo una visita especial de buena voluntad a Berwick, a fin de declarar la paz.

El alcalde de la ciudad, el consejero Robert Knox, contestó a las palabras del enviado del Kremlin: “Por favor, dígale usted a los ciudadanos soviéticos que por fin pueden dormir tranquilos”.uil